Mujeres… Quiénes somos?

Un reflejo de la inteligencia divina que nos dio el regalo más preciado, al dotarnos del privilegio de extender el regalo de la vida a otro ser humano.

image

Somos esa fuerza de amor que nutre, da cobijo y alimento, con cariño y devoción que vienen desde adentro. Somos equilibrio y armonía compartiendo y cooperando en paz, mientras repartimos alegría al saber que somos piezas claves del bienestar de la familia.

Somos serenidad y sabiduría cuando con honda y gentil paciencia nos mantenemos fuertes en momentos de tempestad y trascendencia.

Somos eso, mujeres, diosas, madres, hijas, hermanas, abuelas, tías, maestras, MUJERES…

Honro a todas las mujeres que me precedieron. De cada una llevo en mi corazón un pedazo de historia, de vida y de sustento.

Reconozco su trabajo, su entrega, su amor, sufrimiento, y hoy les pido me bendigan para seguir avanzando, evolucionando y trascendiendo; liberándome de las historias que ya quedaron atrás, y al hacerlo diferente, no sólo me libero sino que honro sus vidas y todo el sacrificio que hicieron, así como el amor que compartieron para fortalecer a la familia.

Feliz Día de la Mujer, para todas nosotras MUJERES!

María Alejandra Celis Yanes (MACY)

@CoachingByMacy

http://www.coachingbymacy.com

 

 

Anuncios

La Hermandad de las Amigas, un regalo invaluable

tumblr_mfrjkjgZ6N1rq614uo1_500_large

La vida está llena de sorpresas, de caminos colmados de subidas y bajadas. A veces pasamos por momentos donde estamos sensibles, preocupadas, estresadas, con incertidumbre y falta de claridad, en muchos de esos momentos no sabemos qué hacer, si callar, escondernos, hablar, buscar apoyo o simplemente “hacernos las locas” a ver si todo pasa y sin mayor problema, podemos seguir adelante sin que nadie -ni nosotras- se de cuenta.

En ocasiones necesitamos aportes y soluciones a algunos de nuestros problemas pero no sabemos a quién recurrir. Por esa razón comparto contigo este artículo, porque he encontrado que cuando abro mi corazón a mis amigas en la búsqueda de nuevas ideas y soluciones, tengo la posibilidad de ampliar los límites de mi conciencia y me da la oportunidad de confirmar que en ellas, algunas de la infancia, otras compañeras de estudio, muchas cómplices de viaje en mi evolución, he podido encontrar la palabra, el abrazo, el sostén, o el empujón necesarios para ver con claridad mi vida y seguir adelante.

Una buena amiga, de esas con las cuales tienes lazos de hermandad, te sabrá escuchar y por tanto te hará exponerte a cosas que pueden estirar los límites de tu imaginación, te hará reflexionar más profundamente sobre el significado de tu vida, quizás te saque de tu zona de confort, pero te aseguro que podría llevarte a una mayor comprensión de tu mundo y cómo sacar el mejor provecho de ese mundo para ti.

Cuando me siento a contemplar con quién cuento en tiempos donde se que necesito pedir apoyo, busco primero en mis amigas, esas con quienes tengo lazos profundos de hermandad, en quienes confío, esas que no me juzgan ni me critican, al contrario me escuchan y me entienden y se interesan por conocer con más profundidad eso que me pasa, para que juntas, podamos dirigir los recursos disponibles, que me puedan dar una comprensión más genuina de mi propósito de vida.

Pero esto es mucho mas valioso y significativo, cuando aún sin llamarlas, aparecen de la nada, a través de una llamada o un mensaje, recordándonos “aquí estoy”, se que me necesitas y estoy dispuesta a ayudarte y, permanecer contigo para buscar soluciones y mejor aún, “reírnos juntas”.

Cuando alimentamos este maravilloso vínculo de la “hermandad entre amigas” estamos creando equilibrio en nuestras vidas, y a la vez nos liberamos tanto mental como espiritualmente para explorar sin reservas, las incógnitas de la vida más detenidamente.

Acércate a esas amigas, llámalas, hazles saber que son importantes para ti, que estás allí para ellas y que en ocasiones necesitas que ellas estén allí para ti. Te invito a reflexionar de manera consciente la relación actual con tus amigas, esas que siempre ves y aquellas que quizás sabes que están pero nunca contactas.

Y para apoyarte en esa reflexión te dejo con dos preguntas, y me encantaría compartieras tus respuestas si te sientes guiada a hacerlo.

– ¿Qué significa “hermandad entre amigas” para ti?

– ¿Sientes que tu vida sería diferente si cultivas conexiones más fuertes con esas mujeres que consideras amigas?

Te abrazo desde mi alma, y quizás tú que estás leyendo este mensaje estás entre mi grupo de “amigas-hermanas” en quien confío infinitamente y de quien he recibido amor y apoyo incondicional.

Con mi corazón lleno de luz,

María Alejandra Celis

@coachingbymacy

http://www.coachingbymacy.com

Life & Spiritual Coach

Celebrar el Espíritu de Navidad

IMG_7132Esta época de fiestas de fin de año, celebraciones, encuentros y amistad, es un período especial para dedicarnos a celebrar el Espíritu de la Navidad.

Cuando llega Diciembre hay una energía distinta, de alegría, unión, buenos deseos y paz. A la mayoría de las personas les gusta adornar sus casas, decorar un pino y ponerlo en un lugar especial del hogar; prender velas, luces e inciensos, colocar aromas y cocinar platos típicos o preferidos por la familia. En las diferentes culturas, creencias religiosas, tradiciones ancestrales y también en la astrología, este mes contiene muchos eventos relevantes propios de la época.

Sin embargo, en estos tiempos también, es cuando experimentamos un sinfín de memorias de los seres queridos que se han marchado, o sentimos la ausencia de familiares y amigos que están lejos, y que no podemos ver por diversas causas. Incluso, cuando se está terminando el año, recordamos situaciones difíciles o adversas que hemos enfrentado y no hemos resuelto aún;  muchos ni siquiera sienten la alegría y el espíritu de júbilo de estos días, porque están experimentando tristeza, dolor o soledad.

Es por ello que en este último mes del año, debemos detenernos a pensar en los demás y tener empatía hacia el prójimo, enfocando nuestros pensamientos, intenciones y acciones de una manera especial; siendo una linterna, una lámpara o un faro que comparta su luz, para alumbrar esos espacios de oscuridad en aquellos más necesitados, convirtiéndonos todos en hombres y mujeres de buena voluntad.

Celebrar el Espíritu de la Navidad, es para mi ese tiempo de conciencia donde se unen la energía de la Gratitud y el Compartir para pedir deseos, repartir sonrisas, irradiar luz y expresar las mejores intenciones, para dar y recibir un mensaje de Amor y  Paz a la humanidad. Se anuncia la llegada de Jesucristo El Salvador, el milagro del nacimiento de Dios hecho hombre, el renacimiento y el triunfo de la luz sobre la oscuridad, que comienza el día 21 de Diciembre con el Solsticio de Invierno, un momento que anuncia que la Primavera llegará pronto.

Vivir con Espíritu de Navidad es recordar que existe un pensamiento colectivo que ejerce una gran influencia en las personas y, que si ese pensamiento surge de seres llenos de bondad y amor, se convierte en un gran regalo para nuestros semejantes.

Brindando Aceptación reconocemos y respetamos las diferencias, de esta manera abrimos los caminos para la Integración, lo cual provocará sentimientos positivos, creará lazos de amistad y dará un sentido de protección colectiva entre las personas.

Sin importar las creencias religiosas, las inclinaciones políticas, la diferencia entre géneros, razas y clases sociales, celebremos el Espíritu de la Navidad y regalémonos este fin de año paz, amor, unión, compasión, fraternidad, esperanza, prosperidad, armonía y salud, y logremos el bienestar físico, emocional y espiritual de toda la humanidad.

Maria Alejandra Celis Yanes (MACY)