Celebrar el Espíritu de Navidad

IMG_7132Esta época de fiestas de fin de año, celebraciones, encuentros y amistad, es un período especial para dedicarnos a celebrar el Espíritu de la Navidad.

Cuando llega Diciembre hay una energía distinta, de alegría, unión, buenos deseos y paz. A la mayoría de las personas les gusta adornar sus casas, decorar un pino y ponerlo en un lugar especial del hogar; prender velas, luces e inciensos, colocar aromas y cocinar platos típicos o preferidos por la familia. En las diferentes culturas, creencias religiosas, tradiciones ancestrales y también en la astrología, este mes contiene muchos eventos relevantes propios de la época.

Sin embargo, en estos tiempos también, es cuando experimentamos un sinfín de memorias de los seres queridos que se han marchado, o sentimos la ausencia de familiares y amigos que están lejos, y que no podemos ver por diversas causas. Incluso, cuando se está terminando el año, recordamos situaciones difíciles o adversas que hemos enfrentado y no hemos resuelto aún;  muchos ni siquiera sienten la alegría y el espíritu de júbilo de estos días, porque están experimentando tristeza, dolor o soledad.

Es por ello que en este último mes del año, debemos detenernos a pensar en los demás y tener empatía hacia el prójimo, enfocando nuestros pensamientos, intenciones y acciones de una manera especial; siendo una linterna, una lámpara o un faro que comparta su luz, para alumbrar esos espacios de oscuridad en aquellos más necesitados, convirtiéndonos todos en hombres y mujeres de buena voluntad.

Celebrar el Espíritu de la Navidad, es para mi ese tiempo de conciencia donde se unen la energía de la Gratitud y el Compartir para pedir deseos, repartir sonrisas, irradiar luz y expresar las mejores intenciones, para dar y recibir un mensaje de Amor y  Paz a la humanidad. Se anuncia la llegada de Jesucristo El Salvador, el milagro del nacimiento de Dios hecho hombre, el renacimiento y el triunfo de la luz sobre la oscuridad, que comienza el día 21 de Diciembre con el Solsticio de Invierno, un momento que anuncia que la Primavera llegará pronto.

Vivir con Espíritu de Navidad es recordar que existe un pensamiento colectivo que ejerce una gran influencia en las personas y, que si ese pensamiento surge de seres llenos de bondad y amor, se convierte en un gran regalo para nuestros semejantes.

Brindando Aceptación reconocemos y respetamos las diferencias, de esta manera abrimos los caminos para la Integración, lo cual provocará sentimientos positivos, creará lazos de amistad y dará un sentido de protección colectiva entre las personas.

Sin importar las creencias religiosas, las inclinaciones políticas, la diferencia entre géneros, razas y clases sociales, celebremos el Espíritu de la Navidad y regalémonos este fin de año paz, amor, unión, compasión, fraternidad, esperanza, prosperidad, armonía y salud, y logremos el bienestar físico, emocional y espiritual de toda la humanidad.

Maria Alejandra Celis Yanes (MACY)

Anuncios